Para quien pueda pagarlo

por mklippa

Estos días están siendo bastante prolíficos en noticias que retratan el verdadero rostro del capitalismo salvaje. Así, si en mi anterior entrada escribía sobre la exageradamente desigual distribución de la riqueza mundial (dónde, recordemos, según un informe de Intermón Oxfam las 85 personas más ricas suman tanto como la mitad de la población mundial más desafortunada), estos días siguientes nos han dejado otras dos noticias dignas de destacar. La primera, en la que hoy me detendré someramente, es el ERE anunciado por Coca-Cola en España. Afectará a 1250 trabajadores, 400 de los cuales serán despedidos (los demás, prejubilados o recolocados). Según fuentes sindicales, la empresa obtuvo unos beneficios de 80 millones de euros. No me detendré mucho más aquí, ya que de confirmarse las cifras la noticia habla por sí sola. De todas maneras, esto es solo la punta del iceberg de todo lo que rodea a la multinacional americana, a la que sin duda dedicaré una entrada en exclusiva más adelante.

La segunda noticia, sobre la que sí me gustaría explayarme más, son las polémicas declaraciones del consejero delegado de Bayer, el señor Marijn Dekkers, que dijo que su compañía hace medicamentos “para quien pueda pagarlos”. Literalmente, dijo: “No hemos desarrollado estos medicamentos para los indios. Lo hicimos para los occidentales que pueden pagarlos”. Las declaraciones se corresponden a una denuncia de la farmaceútica alemana contra las autoridades indias, que basándose en patentes de la marca habían permitado a fabricantes locales desarrollar tratamientos de marca blanca contra el cáncer o el VIH (entre otras enfermedades) a un precio asequible, siendo los originales de Bayer hasta un 97% más caros. El directivo ofreció luego disculpas, diciendo que no es lo que quería decir…

El caso es que muchos pensamos que en realidad las grandes farmaceúticas sí que funcionan así, y no por una necesidad austera y filantrópica de ayudar al prójimo. Desde luego las primeras declaraciones del señor Dekkers suenan mucho más sinceras que sus posteriores excusas. Porque al fin y al cabo, son empresas privadas. Y las empresas privadas se constituyen para generar beneficios que repartir entre su accionarado. En este caso, el combatir enfermedades o alargar la esperanza de vida no es su función principal, sino un efecto secundario. Lo importante es generar beneficio. Lo fundamental es generar beneficio. Nadie duda de que, aunque desarrollasen la curación para el cáncer o una vacuna contra el SIDA, estos medicamentos jamás verían la luz si se demostrase que no iban a ser rentables. De hecho, ya desde hace tiempo circulan por la red rumores de que existen varios tratamientos efectivos contra el cáncer que jamás han visto la luz por este motivo. Independientemente de si es verdad o no, lo preocupante es que es creíble.

La pregunta es… ¿está bien esto? ¿Es correcto que una sanidad de calidad sea solo para quien pueda pagársela? Especialmente después de ver lo bien distribuida que está la riqueza mundial… ¿No debería ser la salud un derecho inherente al ser humano? ¿No os resulta absolutamente nauseabundo este mercadeo con la salud de las personas por el mero afán de lucro de unos pocos? Porque, desde luego, a mi me revuelve las tripas…

Anuncios