Desigualdad

por mklippa

Hace apenas un par de días, al menos dos medios nacionales (El País y RTVE, los enlaces a los artículos aquí y aquí) se hacían eco de un estudio realizado por la ONG Intermón Oxfam. Si bien las conclusiones a la que llegaba dicho estudio no son ninguna novedad (que las desigualdades entre los más ricos y el resto crecen cada día más y cómo las élites se están aprovechando de la crisis, además de para enriquecerse, para restar derechos a los ciudadanos), lo que me llamó la atención es la publicación de cifras concretas, cifras que son muy significativas. Así, el informe habla de que a nivel mundial las 85 personas más ricas del mundo suman tanto dinero como la mitad pobre del planeta: 3.570 millones de personas. Permitidme repetir esta cifra otra vez, porque es tan escalofriante que a lo mejor hay personas bienpensadas que piensan que han leído mal: 85 personas tienen tanto dinero como otras 3.570 millones. A nivel estatal, las 20 personas más ricas de España tienen tanto dinero como el 20% más pobre del país (la población actual de España, datos de 2013, es de 47.129.783 habitantes; el 20% de esa cifra son 9.425.957 personas). Repetiré también, con vuestro permiso, este dato: en España, las 20 personas más ricas tienen tanto dinero como las 9.425.957 personas más pobres. Aquí me permetiré añadir, como anexo a este dato, que España no se encuentra entre los países más desiguales del planeta. Además, el informe habla también de los paraísos fiscales, concluyendo que es probable que estas brutales diferencias (el epíteto es mío) podrían ser aún mayores (sic).

Habrá quien a estas alturas todavía pueda pensar que estas abismales diferencias son tan solo un desgraciado efecto secundario del sistema económico capitalista. Sin embargo, son muchos los críticos del capitalismo que han afirmado que, lejos de eso, es una de sus principales características, siendo los autores más importantes en tratar el tema Karl Marx y Rosa Luxemburg con sus teorías sobre la acumulación del capital. Rosa además esbozó la teoría del imperialismo como “continuación” de esta acumulación, teoría que posteriormente desarrollaría Lenin y que muchos autores marxistas han utilizado para explicar el desarrollo del nivel de vida de ciertos estratos de la clase trabajadora del “primer mundo” sin que las clases capitalistas de sus respectivos países se vieran afectadas por dicha mejora. Sea la desigualdad consustancial al mismo capitalismo (yo soy de los que se inclinan por esta opción) o sea un desagradable accidente, lo que está claro es que los datos del estudio muestran una desigualdad económica muy preocupante, terriblemente injusta y con visos de ir en aumento.

Alguno podrá preguntarse también qué alternativa propondría yo a este sistema económico. Ante esta pregunta, lo primero que tendría que aclarar es que yo no soy economista, así que quizá no soy el más indicado para resolver esta cuestión, pero desde luego puedo afirmar que cualquier sistema económico donde 85 personas no tengan tanto dinero como 3.570 millones (ni 20 tanto como 9.425.957) me parecería mejor.

“El muro de Berlín ha muerto de buena muerte, pero no alcanzó a cumplir treinta años de vida, mientras que el otro muro celebrará muy pronto sus cinco siglos de edad. El intercambio desigual, la extorsión financiera, la sangría de capitales, el monopolio de la tecnología y de la información y la alienación cultural son los ladrillos que día a día se agregan, a medida que crece el drenaje de riqueza y soberanía desde el Sur hacia el Norte del mundo” Eduardo Galeano

Anuncios