Radicales

por mklippa

Hoy, de hecho mientras escribo estas líneas, es la enésima manifestación de apoyo a las movilizaciones vecinales del barrio de Gamonal, en Burgos. No voy a detenerme a analizar ni las manifestaciones ni lo ocurrido en Gamonal, de eso tenéis análisis suficientes en medios, foros, twitter y un largo etcétera. A buen seguro, la mayoría de ellos bastante más sesudos del que pudiera ofrecer yo. En lo que me gustaría detenerme es en una sola palabra, en un solo término que aparece hasta en la sopa cada vez que hay movilizaciones de tipo social: los radicales. Yo quiero reivindicar el término radical. A mí me gustaría, desde este humilde púlpito, gritar a los cuatro vientos que yo soy un radical y estoy orgulloso de serlo.

Veamos lo que dice la RAE sobre la definición de radical:

  • 1. adj. Perteneciente o relativo a la raíz.
  • 2. adj. Fundamental, de raíz.
  • 3. adj. Partidario de reformas extremas, especialmente en sentido democrático. U. t. c. s.
  • 4. adj. Extremoso, tajante, intransigente.

Hay más significados, pero ya mucho más concretos y referidos a la botánica, la química, la gramática o las matemáticas. Los significados generales son los cuatro que acabo de poner. Y resulta que, interesadamente o no (eso lo dejo al criterio de cada uno), la inmensa mayoría de las veces que en los medios se usa el término se hace solo referido a la cuarta acepción, la de extremista o intransigente. Curiosamente, la única acepción de las cuatro que tiene sinónimos en nuestra idioma. Los medios podrían hablar de manifestantes o militantes “extremistas”, pero no lo hacen. En vez de ello, usan el polisémico y por lo tanto más impreciso y menos adecuado término de “radicales” o “radical”. Como he dicho antes, yo quiero reivindicar esta palabra y su correcto uso. Radical es alguien que va a la raíz de las cosas, a la raíz del problema. Y se puede ser radical sin ser para nada extremista. Y se puede ser extremista sin ser para nada radical. Y me niego a que cada vez que se quiera criminalizar un acto, o a un colectivo, se utilice la palabra radical. Porque ser radical no tiene nada de malo, ni de criminal. Ser radical es simplemente no distraerse con las ramas y mirar directamente el bosque. Y eso, a quienes tratan constantemente de distraernos, no les gusta. ¿No pensáis que a esta sociedad le iría bastante mejor si todos fuésemos radicales, si no nos dejásemos distraer y fuéramos directamente a la raíz de nuestros problemas?

“¿Se puede realmente diferenciar entre los medios de comunicación de masas como instrumentos de información y diversión, y como medios de manipulación y adoctrinamiento?” Herbert Marcuse

Anuncios